CORPORACIÓN UNIVERSITARIA IBEROAMERICANA
FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES PSICOLOGÍA 2

COLABORARON EN ESTA WIKI Jessica Yasmina Mateus Ruiz Juliana Vanessa Jojoa Ramirez Claudia Patricia Giraldo Arenas Diego Alonso Salgado Londoño
WIKI SENSOPERCEPCIÓN

Vias sensoriales - El ojo humano

Anatomía

El 90 % de la información que nos rodea la percibimos a través de nuestros ojos, El ojo humano es un órgano muy complejo que recibe información en forma de luz, la analiza y la transporta en impulsos nerviosos al cerebro, para que se procese la información.

El ojo humano es una esfera de 12 mm de radio con un abombamiento en su parte anterior, que forma un casquete esférico de 8 mm de radio. Es un órgano muy inervado, y debido a esto, tenemos mucha sensibilidad ante cualquier agente externo como el polvo, o restos de maquillaje que puedan penetrar en su interior.
El cuerpo ciliar:
Es la parte anterior de la coroides, que se adjunta a la lente a través de una serie de fibras llamadas de la zónula de Zinn. Desempeña un papel fundamental en la secreción de humor acuoso y acomodación de la visión.

El iris:
es una membrana en forma de disco perforado en su centro por la pupila. Se forma la parte coloreada del ojo cuyo color depende del espesor laminar del epitelio del ojo. Los iris son claras cuando las lamas son delgadas y oscura cuando los listones son gruesas.

La córnea:
es un tejido transparente en la parte anterior del ojo, que transmite la luz a la lente y la retina. Se compone de cinco capas (epitelio, la membrana de Bowman, estroma, la membrana de Descemet, endotelio), no está vascularizada (lo que explica que no sangre), pero está muy inervada. Esto explica su sensibilidad muy alta.

El humor acuoso:
es un líquido transparente que proporciona nutrientes para la córnea y el cristalino. Su función es mantener la presión intraocular y la forma del globo ocular.

La esclerótica:
Es una membrana blanca, altamente resistente. Forma el «blanco» del ojo.

La coroides:
Es un tejido del globo ocular, muy vascularizado, que es la membrana de la madre del ojo.

La retina:
Es una membrana delgada que cubre una gran parte de la superficie interna del globo ocular. Sensible a la luz, que se compone de los fotorreceptores (conos y bastones) y las neuronas que transmiten señales eléctricas al cerebro. La retina central contiene la mácula y la fóvea. Se vascularizado por la arteria y la vena central de la retina.

El nervio óptico:
Segundo nervio craneal, comienza en el disco óptico y se utiliza para enviar la información visual desde la retina hasta el cerebro.

Músculos del ojo humano:
Dentro de la cavidad del hueso de la órbita, el globo ocular se mantiene y se pone en movimiento por los músculos oculomotores: 4 músculos derechos, 2 músculos oblicuos. Los músculos rectos:
  • El músculo recto inferior puede guiar el ojo hacia abajo: bajar la mirada
  • El músculo recto superior puede guiar el ojo hacia arriba: elevar nuestros ojos
  • El músculo recto interno puede guiar el ojo a la aducción de la nariz
  • El músculo recto lateral puede guiar el ojo a la vez: el secuestro
Los músculos oblicuos:
  • El músculo oblicuo inferior: Este es el más corto de los músculos extraoculares. Permite una orientación del ojo hacia la sien y mirada fija elevada.
  • El músculo oblicuo superior: Este es el más largo de los músculos extraoculares. Permite una orientación del ojo para la nariz y bajar la mirada.
El sistema lagrimal:
Es el conjunto de órganos para la producción, la distribución y la secreción de lágrimas. Las lágrimas se producen por la glándula lagrimal situado bajo el párpado superior. Se extienden en la superficie anterior del ojo en el que se distribuyen a través del parpadeo de los párpados. También permite abrir y cerrar el escurrimiento por el punto lagrimal en la esquina interna de los párpados.

Procesamiento sensorial

La visión es el proceso mediante el cual el cerebro interpreta las imágenes captadas por el ojo. El 70% de los receptores sensoriales se encuentran en los ojos, con tal solo una mirada la información visual llega a los ojos hasta la denominada «corteza visual primaria» tras pasar por el núcleo genicular lateral del tálamo. Posteriormente dicha información es procesada de manera parcial en diferentes áreas de la corteza.

Supongamos que estamos viendo un arcoíris, este tiene información con varios componentes tamaño, forma, color, textura, posición, trayectoria etc. Todo esto se procesa de manera independiente hasta que otras áreas de la corteza visual recrean la imagen.

Para entender mejor el recorrido de la información desde que es captada por nuestros ojos hasta llegar a las áreas cerebrales que procesa n la información vamos a ver el siguiente ejemplo:

Imagina que estás en una habitación oscura, y debes encender el interruptor de luz.

Primero la luz entra al ojo a través de la córnea que es como una ventana transparente que enfoca la luz sobre el ojo. Detrás de la córnea hay un líquido llamado humor acuoso. Entre los dos forman un lente externo que refracta la luz que llega al ojo. (Dobla o cambia de dirección).

Segundo: dentro de la pupila la luz pasa a través del cristalino que la enfoca para formar imágenes claras y nítidas de lo que estamos viendo dentro de la habitación ahora iluminada y envía rayos de luz a través del humor vítreo hasta la retina.

Tercero. La retina envía señales nerviosas al nervio óptico este q su vez envía señales a la corteza visual del cerebro el cual procesa la información visual e interpreta los mensajes que envía el ojo.

La retina es una fina capa de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior de la pared del globo ocular y está compuesta por millones de bastones y conos, receptores en los que ocurre el proceso de transducción.

Ahora existen diferentes tipos de detectores de características que son células encefálicas quienes detectan elementos particulares del campo visual como las líneas horizontales o verticales que se encuentren en la habitación. Otras células detectoras de características registran información más compleja siendo algunas sensibles al movimiento, otras a la profundidad y otras más al color, depende del cerebro interpretar de manera correcta esta información.

Procesos psicológicos asociados

A principios del siglo XIX el fisiólogo alemán Hermann von Helmholtz, propuso una teoría de la visión cromática basada en una mezcla aditiva de colores. Este fisiólogo razono que el ojo contenía algunos conos que son sensibles al rojo, otros al verde y otros que responden con mas fuerza al azul/violeta.

Por ejemplo la luz amarilla estimularía con suficiente fuerza los conos rojos y verdes de manera mínima los conos azules, lo que resultaría en un patrón de descarga de los receptores que se experimentaría como amarillo. La explicación de Helmholtz la reconoce como la teoría tricromática.

Los tricrómatas perciben todos los matices combinando los tres colores primarios. Sin embargo, aproximadamente el 10 por ciento de los hombres y el uno por ciento de las mujeres muestran alguna forma de ceguera al color. Los dicrómatasson ciegos al rojo-verde o al azul-amarillo. Ente los seres humanos, los monocrómatas, que no ven ningún color y sólo responden a las sombras de luz y oscuridad, son sumamente raros. Pero la teoría tricromática no ofrece una explicación adecuada de todas las experiencias de color. Por ejemplo, ¿por qué la gente con visión de color normal nunca ve una luz o un pigmento que pueda describirse como “verde rojizo” o “azul amarillento”?

A finales del siglo XIX, Edward Hering, otro científico alemán, propuso una teoría alternativa de la visión cromática que explica esos fenómenos. Hering planteó la existencia de tres pares de receptores de color: un par amarillo-azul y un par rojo-verdeque determinan el matiz que uno ve; y un par negro-blanco que determina la brillantez del color que uno ve. El par amarillo-azul transmite mensajes acerca del amarillo el azul, pero no mensajes acerca de una luz amarilla y azul al mismo tiempo; lo mismo

sucede con los receptores rojo-verde. De esta forma, los miembros de cada par trabajan en oposición entre sí, lo cual explica por qué nunca vemos un azul amarillento o un verde rojizo. La teoría de Hering se conoce como la teoría del proceso oponente.

Los psicólogos actuales creen en las dos teorías y refieres ser validas, Ahora sabemos que el ojo humano por lo regular tiene tres tipos de conos para el color (aunque algunos individuos pueden tener cuatro). Un conjunto de receptores es más sensible a la luz violeta-azul, otro conjunto a la luz verde, y el tercer conjunto a la luz amarilla. Sin embargo, todos los receptores responden al menos algo a una amplia gama de colores. En oposición a la teoría original de Helmholtz, no hay un receptor “rojo” en la retina, pero los conos para el amarillo responden al rojo más de lo que lo hacen los otros dos tipos de conos. Por lo tanto, la teoría tricromática corresponde de manera bastante cercana a los tipos de receptores al color en la retina.

La mayoría de nosotros asume que el color se“encuentra afuera”, en el ambiente; nuestros ojos simplemente lo toman. Pero estudios realizados en otras especies muestran que, en gran medida, el color está en el ojo del que lo contempla. Muchos animales, incluyendo algunos reptiles, peces e insectos, tienen visión de color, pero varían los colores que ven. Los seres humanos y la mayoría de los primates son tricrómatas, pues percibimos una amplia gama de colores. El resto de los mamíferos son en su mayoría dicrómatas, pues experimentan el mundo sólo en rojos y verdes o en azules y amarillos.

Los hámster, las ratas, las ardillas y otros roedores son completamente ciegos al color, o monocrómatas. También lo son los búhos, aves nocturnas de presa que sólo tienen bastones en los ojos. Sin embargo, otros animales son capaces de ver colores que nosotros no vemos. Por ejemplo, las abejas ven la luz ultravioleta. A los ojos de una abeja, las flores con pétalos blancos que nos parecen sin gracia destellan como señales de neón señalando el camino al néctar. Las aves, los murciélagos y las polillas encuentran irresistibles las flores rojas, pero las abejas las pasan por alto. A pesar de la tradición, los toros tampoco pueden ver el rojo, son ciegos al color rojo-verde. El capote del matador es de un rojo brillante para excitar a la audiencia humana, que encuentra excitante al rojo, sobre todo quizá cuando espera ver sangre, sea la del toro o la del matador. Ante el rugido de la multitud, el confinamiento en el estadio y la extraña forma del capote, el toro embestiría sin importar el color de éste.

Referencias

Morris, Ch. &Maisto, A. (2005).  Introducción a la Psicología. Editorial Pearson.
Cap.III: “Sensación y percepción”. Recuperado de https://cucjonline.com/biblioteca/files
/original/ 86ac7ac5dc9cd7757787b9aaad6cad57.pdf

Follow by Email